Marta del Arco se nos ha muerto

634

Marta, nuestra Nelly, ha muerto. Marta, nuestra ministra “bla, bla, bla”, se derrumbó mientras ensayábamos para la actuación que apenas un par de horas después íbamos a hacer en Torrelobatón. Marta, nuestra “Voz de Juani, falleció al día siguiente dejándonos desolados y perplejos. No creo que haya habido nunca un autobús que circulara de Valladolid a Santander con tanta tristeza dentro. Ni con tanto dolor y tanta rabia como demostró el canto a coro de todos los componentes de Unos Cuantos de la opereta de Brotes Verdes mientras salíamos de la ciudad del Pisuerga.

Es difícil hacerse a la idea de que ya nunca entrarás en escena descalza y apresurada exclamando ese triple “joder, joder, joder” que casi siempre convertías en un cuádruple “joder, joder, joder, joder”; o que ya nunca dirás a Doña Hortensia “parece que amenaza lluvia” levantando la mirada y extendiendo la mano; o que ya nunca discursearás ese “bla, bla, bla y bla,bla, bla” que terminabas con unos salerosos pasos de baile flamenco; o que ya nunca simularás que te pones crema protectora por el cuerpo para, esta vez, acabar cantándonos y bailándonos La Cucaracha. Sí, es muy difícil y, en realidad, todavía no nos hemos dado del todo cuenta de que ya no estás entre nosotros.

Marta para ti ya bajó el telón de forma injusta y prematura, pero todos nosotros, todos los de Unos Cuantos, cada vez que subamos a escena llevaremos un pedazo de ti con nosotros, un trozo de esa magnífica manera de ser actriz que tenías y de esa aún más maravillosa forma de ser una excelente persona con la que de continuo nos regalabas.

Gracias Marta por haber sido una de Unos Cuantos.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.